22/7/2011

Análisis: Beyond Good & Evil




Beyond Good and Evil (BGaE) es un juego atípico, de los que no se pueden encajar en un género concreto. Una mezcla entre un juego de aventuras, un juego de espionaje, un juego de exploración, un sandbox...
Como digo, no se centra en un género único, sino que es un batiburrillo de géneros sin llegar a ser uno concreto.



La gran baza del juego es su trama, o eso dicen, y todo lo que gira alrededor de ella. La trama, seamos francos, es normalita, pero interesante y con algún giro de guión. Digamos que nuestro cometido es derrocar al gobierno corrupto de nuestro planeta con el apoyo de los ciudadanos. Lo interesante del todo es ver como los ciudadanos de van sublevando tomando las calles a base de pancartas y lemas, al más puro estilo 15-M.


Pero, ¿cómo desbancar a todo un gobierno siendo un simple ciudadano (porque lo somos)? Perteneciendo a una organización secreta en la que deberemos fotografiar los chanchullos del gobierno con nuestra querida cámara, que nos acompañará en todo momento. Claro, pero para fotografiar deberemos de infiltrarnos en diversas instalaciones y lugares, lo que conlleva usar  sigilo, que por cierto, esto es la mejor parte del juego en el apartado jugable. Pero claro, también podemos ser unos bestias y pasar a lo macarra, yo contra el barrio, aunque esta manera es menos efectiva la deberemos de utilizar en alguna que otra ocasión, sobretodo cuando no sepamos como pasar por una zona extremamente vigilada.


Todo esto se realiza en un entorno libre, podremos visitar casi cualquier zona una vez avancemos un poco en la historia. Para desplazarnos por el mundo abierto, aunque pequeño, utilizaremos nuestra balsa a motor propulsión. Esto permite ir a donde y cuando queramos a cualquier sitio disponible del mundo. Y aquí, para mi, radica el punto fuerte del juego: las misiones secundarias. Desde partidas a juegos de mesa hasta carreras por campeonatos, o bien centrarse en fotografiar animales salvajes para relajarse, o investigar por nuestra cuenta zonas ocultas de la ciudad. Las posibilidades suficientes, las justas para entretenernos y divertirnos para alejarnos un poco de la trama principal, ya que esta si vamos a saco duraría unas 3-4 horas, pero con estas ''misiones'' el juego se nos puede ir a las 6-7 horas.


Gráficamente el juego no molesta para los tiempos que corren, aunque a mi me ha dado muchísismos problemas las texturas, se volvían locas constantemente, sobretodo en entornos abiertos, y a veces entorpecían la jugabilidad. Pero creo que es problema de mi gráfica.


En el tema del audio el juego es irregular, hay grandiosos temas orquestados y otros que simplemente acompañan, el problema es que a veces se nota el salto de calidad. De todas formas cumple. El doblaje al español, de nuevo, es irregular. Contando con voces de secundarios bastante dignas a voces de personajes principales que dan mucha pena.


Concluyendo, no es la obra maestra como lo pintan muchos, pero si es un buen juego con el que te lo pasarás en grande. Su principal problema a mi juicio es que no consigue esa adición enferma que tienen otros juegos de su ''género''.


Nota: 6


P.D: soy tan retard que al final no he usado la abreviación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada